Sérgio Moro apuesta por más presencia policial en áreas vulnerables de Brasil

Militares brasileños montan guardia junto a um vehículo blindado durante una operación sorpresa en el barrio marginal de Kelson, en Rio de Janeiro

Proyecto piloto del exjuez será implementado en cinco ciudades. 

El ministro de Justicia de Brasil, el reputado exjuez Sérgio Moro, presentó ayer al Presidente Jair Bolsonaro un proyecto piloto para combatir los altos niveles de criminalidad en el país, el cual contempla un aumento significativo de la presencia policial, así como un fortalecimiento de los programas sociales del gobierno federal en áreas más vulnerables.

El plan, que será anunciado la próxima semana, y del cual O Globo reveló un adelanto, será implementado en cinco ciudades, de alrededor de 500.000 habitantes, con el objetivo de facilitar el análisis de los resultados, previo a una eventual expansión a más zonas del país.

El secretario nacional de Seguridad, Guilherme Theóphilo, ya afirmó que una de las localidades será Paulista, en el estado de Pernambuco (Noreste), con unos 329.000 habitantes. Según el Atlas de la Violencia, en esa ciudad se registró una tasa de 37,16 homicidios cada 100.000 personas en 2016, casi 7 asesinatos más que el promedio de Brasil en ese año.

En un país que en 2017 superó su propio récord de homicidios (63.880 personas), Moro busca no repetir los errores de experiencias como la de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP), en Río de Janeiro, que por la falta de medidas sociales complementarias y la corrupción entró en decadencia.

En ese sentido, el plan conllevará la firma de “contratos” entre el gobierno federal, los estados y los municipios, con el fin de dividir las tareas en el combate contra la criminalidad y determinar las responsabilidades de cada nivel político.

El aumento de la presencia policial en los barrios más violentos, en particular de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública (la policía brasileña de élite), tendrá como una de sus primeras medidas la identificación y el cumplimiento de las órdenes de detención abiertas.

Otros cuerpos policiales también colaborarán: por ejemplo, la Policía Federal debe hacer levantamientos de inteligencia sobre líderes criminales que actúan en ciertas regiones. En tanto, los fiscales de la Secretaría de Ingresos Federales tendrán que identificar personas con señales de riqueza incompatibles con la renta declarada.

Entre los puntos fuertes del plan del exlíder de la operación Lava-Jato, que destapó una trama de corrupción que salpicó a políticos y empresarios, se cuentan los planes sociales, que, según O Globo, han sido bien valorados por el ministro de Economía, Paulo Guedes.

Esas medidas complementarias exigirán la intensificación de las acciones de los ministerios de la Ciudadanía, Desarrollo Regional, Derechos Humanos y Economía, en las áreas elegidas para el experimento, en particular en los barrios con los más altos índices de pobreza y homicidios.

“La policía de Brasil mata más de 5.000 personas por año, esos son los números que él (Moro) admite. Solo en Río de Janeiro, 1.500… Lo que es necesario es menos represión y menos violencia policial, y más inteligencia, más investigaciones, y más medidas que no produzcan más violencia; por ende, que desarticulen la criminalidad utilizando técnicas de pericias policiales”, comentó a “El Mercurio” Silvia Ramos, coordinadora del Centro de Estudios de Seguridad y Ciudadanía de la Universidad Cândido Mendes.

“La gran crítica y preocupación es que (las medidas presentadas por Moro hasta ahora) no vienen acompañadas de un anuncio de medidas de prevención de la violencia y criminalidad que sean en ámbito social y policial. Ninguna reestructuración de las policías o inversiones en inteligencia. Como si el crimen y la criminalidad fuesen a cambiar con leyes. Ese siempre fue el problema de Brasil. La idea de ‘endurecimiento penal en el papel’ entre los legisladores, mientras las dinámicas que llevan a jóvenes al crimen no cambian”, añadió.

El nuevo plan de Moro -que será expuesto a los gobernadores- será incluido en el paquete de medidas que Jair Bolsonaro, que en su campaña prometió mano dura contra el crimen, espera dar a conocer con motivo de sus 100 días de gobierno. Las medidas de Moro se conocieron el mismo día en que el popular ministro abrió una cuenta de Twitter, logrando 25.000 seguidores en una hora.

versao para impressão

Mais Participações